El gorrion con la lengua cortada

Ir abajo

El gorrion con la lengua cortada

Mensaje por Invitado el Vie Sep 10, 2010 12:46 am

Hace muchísimo tiempo vivía en Japón un anciano muy bueno, amable y trabajador con su esposa, que era un verdadero calvario, pues era mala y de muy mal caracter.
Como no tenían hijos, el anciano tenía como mascota un pequeño gorrión. Cada día, al llegar de trabajar en los bosques, el anciano acariciaba al avecilla, le hablaba y hasta le daba de comer de su plato. El dulce canto del gorrión llenaba de alegría la vida del anciano. Pero su esposa no quería al gorrión. Se quejaba de la excesiva atención que su esposo le dedicaba a un ave tan tonta.

Un día salió el hombre para cortar leña, mientras que su esposa se preparaba para lavar la ropa. Ese día, la mujer había hecho almidón, que puso en un tazón de madera. En un momento en que estaba volteada, el gorrión se posó al borde del tazón y picoteó un poco del almidón. Cuando la anciana vio al gorrión, se enfureció tanto, que cogió al gorrión y le cortó la lengua con unas tijeras “¡Vete, animal glotón!” chilló, y el pobre pájaro salió volando hacia el bosque.
Cuando el anciano regresó a casa y supo lo que había sucedido, se sintió sumamente triste por su mascota. A la mañana siguiente se fue al bosque, a buscar al gorrión. Por todas partes iba llamando: “¡Gorrión, gorrioncito! ¿Dónde estás, mi amigo?”
Conforme avanzaba, el bosque se iba haciendo más denso y oscuro, y el anciano se empezó a preocuparse, pensando que no volvería a ver al gorrión. Ya casi sin esperanzas, gritó: “¡Pequeño gorrión, por favor vuelve a casa!” y justo entonces, escuchó el aleteo del gorrión. Y para su sorpresa, escuchó que el ave le hablaba.
“Anciano,” le dijo el gorrión, “tú has sido muy generoso conmigo. Ahora yo deseo mostrarte mi generosidad.” Y guió al hombre hasta una hermosa casita con un jardín de bambú y una pequeña caída de agua. “Ven para que conozcas a mi familia,” le dijo el gorrión.
El anciano hizo una inclinación, se sacó los zapatos y entró a la casa. Dentro había muchos gorriones cantando dulces melodías. Le sirvieron una deliciosa comida, con pasteles de arroz, golosinas y abundante té caliente. Luego ejecutaron una maravillosa danza que hizo que el corazón del anciano se llenase de júbilo.

“Este ha sido un día mágico para mí,” dijo al anciano, “y debo agradecerles su hospitalidad. Pero veo que el sol se está poniendo. Perdónenme, pero debo regresar a casa antes que mi esposa empiece a preocuparse.”
“Antes que te marches,” le dijo el gorrión, “por favor, acepta un obsequio.” Y puso frente a él dos canastas. Una de ellas era grande y pesada, y la otra era pequeña y liviana. “Por favor escoge una de éstas,” le dijo el gorrión, “y no abras la canasta hasta que llegues a casa.”
El hombre, que no era codicioso, eligió la canasta pequeña. Con muchos agradecimientos y muchos adioses, salió de la casa del gorrión y emprendió el camino de regreso.
Cuando llegó a su casa le contó a su esposa todo lo que había sucedido y luego abrió la canasta. Estaba llena de joyas, monedas de oro y plata y otros tesoros.
El anciano estaba encantado, pero la mujer le gritó: “¡Si serás tonto! ¿por qué no tomaste la canasta más grande?” y sin más palabras, salió corriendo hacia el bosque para encontrar la casa del gorrión.
Cuando finalmente llegó a la casa del ave, empezó a llamar: “¡Gorrión, déjame entrar!” Por supuesto, el gorrión, muy cortesmente, la invitó a pasar y le sirvió té. Ella bebió un sorbo y luego dijo: “Ya es suficiente, estoy lista para partir.” Nuevamente el gorrión trajo dos canastas, una grande y una pequeña. “Por favor escoge una,” le dijo, “y no la abras hasta que llegues a casa.” La mujer tomó la canasta grande y se apresuró a salir.
“¡Uff!” gimió, “esta canasta es tan pesada.” Se sentó a descansar un momento y mirando la canasta, se dijo: “¿Por qué debo esperar hasta llegar a casa? No habrá problema en que le eche una miradita.”
Así que abrió la canasta, pero en vez de oro y plata, estaba llena de sapos que se le enredaron en el cabello, culebras que se deslizaron rodeándole brazos y piernas, y avispas que la picaron por todas partes. La anciana gritó y corrió tan rápido como pudo.
Cuando llegó a su casa cayó en brazos de su esposo. El cuidó de ella y cuando se repuso, le dijo al esposo: “He sido muy codiciosa y lamento mucho haber herido al gorrión.”
Desde ese día en adelante, la anciana ayudó a su esposo a alimentar a las aves que llegaban a su casa, y su hogar estuvo siempre lleno de dulces trinos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El gorrion con la lengua cortada

Mensaje por Amadeus el Vie Sep 10, 2010 2:01 pm

ke linda historia ^^
gracias *w*
avatar
Amadeus
Dix Army ††Immortal Madness††
Dix Army   ††Immortal Madness††

Mensajes : 3756
Fecha de inscripción : 07/01/2010
Edad : 23
Localización : Con Mana sama 1313

Volver arriba Ir abajo

Re: El gorrion con la lengua cortada

Mensaje por chipi.dix el Vie Sep 10, 2010 9:50 pm

gracias por la historia, estuvo muy linda
arigato!
avatar
chipi.dix
Dix Army ††Immortal Madness††
Dix Army   ††Immortal Madness††

Mensajes : 5396
Fecha de inscripción : 28/01/2010
Edad : 26
Localización : en algun lugar

http://www.chipidix.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El gorrion con la lengua cortada

Mensaje por Invitado el Miér Sep 22, 2010 3:53 pm

k bonita historia todo me lo pud eimaginar mientras leia xD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El gorrion con la lengua cortada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.